Close

Ayurveda, la ciencia de la vida

Creo que es de las primeras veces que escribo sobre salud. Pero estoy convencido que es necesaria mucha creatividad para cuidar de uno mismo. Confiar en el médico y la medicina está bien, pero es insuficiente. A menudo la salud depende de nosotros mismos, de nuestros estados de ánimo y de nuestra capacidad para restablecer los desequilibrios. No extrañará a nadie si digo que la medicina convencional tiende a curar los síntomas pero que a veces no va directa a la causa de las enfermedades. Usted no puede dormir? Pues tome un inductor del sueño. Dolor de cabeza? Un ibuprofeno le irá de maravilla. Acidez? Tómese estas píldoras fantásticas y así podrá seguir comiendo sin medida.

Hace muchos milenios nació en la India uno de los sistemas integrales de salud más poderosos del mundo: la ciencia ayurvédica. No soy quien para dar lecciones de ayurveda a nadie pero creo que se trata de una manera de entender la salud que nos puede beneficiar mucho. Los médicos ayurvédicos saben que nuestro cuerpo entra a menudo en procesos de desequilibrio (mala alimentación, excesivo consumo de alcohol o de tabaco, estrés, problemas emocionales…), y se esfuerzan por ayudarnos a reencontrar el equilibrio perdido. Lo hacen a través de una serie de instrumentos que le son propios: curas de desintoxicación (Panchakarma), masajes con aceites especiales, medicinas que son combinaciones de hierbas que han demostrado un alto poder curativo, minerales, práctica de Yoga y meditación y un montón de cosas más. La ciencia ayurvédica, reconocida oficialmente en muchos países asiáticos, ha ido recogiendo evidencias sobre sus métodos hasta el punto de que actualmente se están estudiando científicamente para saber porque funcionan como lo hacen. Centros especializados en cáncer como el reconocido Sloan-Kettering de Nueva York describen en su web la probable eficacia de muchas de las hierbas utilizadas por el Ayurveda: cúrcuma (un potentísimo antiinflamatorio natural), jengibre (utilísimo para todos los procesos gripales) o el famoso Triphala, una combinación de hierbas que se utiliza para diversos problemas de salud.

El Ayurveda puede curar, pero su función principal es prevenir y equilibrar nuestro “dosha” o constitución (Vata, Pitta o Kapha). Por tanto se trata de una medicina integral: los humanos somos carne y hueso, pero también energía y emociones. Si no lo tratamos todo de forma conjunta estamos equivocándonos.

Para los más incrédulos, hay que saber que la OMS (Organización Mundial de la Salud) ha calificado el Ayurveda como una eficaz ayuda al restablecimiento de la salud, en especial cuando la combinamos con la medicina tradicional o alopática. Hay que ser más creativos si queremos tener auténtico control sobre nuestra salud. Y El Ayurveda nos puede ayudar, sin duda …

Para saber más os recomiendo la película “Ayurveda, la ciencia de la vida” o el magnífico libro “La biblia del Ayurveda” de Anne McIntyre, publicado por Gaia Ediciones ( del que he tomado prestado la imagen para este post). No quiero hacer propaganda, pero si os interesa conocer una buena doctora ayurvédica en Barcelona no dude en escribirme …

Comparte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies