27 de marzo de 2014 | 0 Comentarios

Vamos al cine

Vamos al cine

Hoy explicaré una técnica que es quizás de las más avanzadas. No se puede usar con un grupo de principiantes porque se necesita un poco de práctica. Se trata del cine mental (movies of the mind).
Es una metodología especialmente recomendable para personas y equipos que tienden a visualizar (ver las ideas, más que a pensar cuáles). Por tanto, también es interesante para las personas que quieran ser más visuales, aunque al principio deberán practicar con ahínco.
Imaginemos que queremos ideas para mejorar una mesita de noche. Ideas frescas, innovadoras. Empezamos relajándonos sentados en una silla (las indicaciones que hay a continuación son tanto para individuos como para grupos). Plantas de los pies tocando el suelo, espalda recta pero no rígida, manos sobre las rodillas o la mesa. Nos concentramos en nuestra respiración y vamos relajando cada parte de nuestro cuerpo empezando por los pies y las piernas. Seguimos por las manos y los brazos, continuamos por el abdomen y el tórax y acabamos con los hombros, la cara y la cabeza. Sentimos que todo pesa y que cae hacia abajo. Procuramos centrarnos ahora en nuestra respiración. Inspiramos contando uno y espiramos con el dos. Inspirando con el tres y espiramos con el cuatro. Hacemos así hasta llegar a diez. Lo hacemos un par de veces o tres.
Después de este pequeño ejercicio de mindfulness o atención plena, ya estamos preparados para practicar el cine mental.

Cerramos los ojos y quedamos atentos a la pantalla negra que tenemos delante. ¿Qué vemos relacionado o no con las mesitas de noche? Si no nos volvemos a tensar ni nos obsesionamos, irán apareciendo imágenes psicodélicas que pueden estar directamente vinculadas con el reto creativo o no. Quizás son imágenes en color, tal vez en blanco y negro… Es posible que se trate de imágenes abstractas, simbólicas … Es igual. La idea es dejar que las cosas pasen, sin forzarlas. No se trata tanto de recordar imágenes de mesitas de noche que ya conocemos como de imaginar cosas nuevas. Mesitas de noche imposibles, absurdas, exageradas… Cualquier cosa es buena si nos ayuda a ver de manera diferente.
Al cabo de un rato abrimos los ojos y escribimos todo lo que hemos visto, intentando aplicar al máximo posible el reto de innovar una mesita de noche. Quién sabe si con suerte tendremos ideas cien por ciento originales, que nunca nadie más haya encontrado. La creatividad funciona así, imaginando cómo las cosas podrían ser de otra manera.
Quizás nos han venido imágenes de mesitas de noche de formas extrañas: pentagonales, octogonales… O es posible que hayamos pensado en texturas atípicas: esponja, césped… Tabletas multicolores? Tabletas graduables en altura? Tabletas aromatizadas? Quizá alguna de estas ideas no existe o está poco o mal explotada y nos permite abrir un cierto camino de innovación.
Si esta actividad, además, la hacemos en equipo, multiplicaremos por cuatro o por seis los resultados originales, que luego podremos combinar entre sí y crear muchas más opciones.
¿Verdad que a menudo decimos que los niños son muy imaginativos? Pues recuperar esta capacidad no es tan complicado. Se trata de cerrar los ojos, olvidarnos de nuestros miedos y prevenciones y volar bien alto.

(Artículo publicado en catalán por l’ECONÒMIC)

Etiquetas: , , ,

Tu opinión me interesa

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies