05 de abril de 2016 | 1 Comentario

Lluvia de ideas invertida

Lluvia de ideas invertida

Todos conocemos la lluvia de ideas (brainstorming), una de las técnicas más famosas de creatividad. Consiste en definir un reto creativo y, en equipo, generar ideas al respeto sin criticarlas de entrada. Sólo en una segunda fase, una vez tengamos decenas de ideas en la pizarra, podremos hacer de abogado del diablo.
Pero hoy os quiero hablar de la lluvia de ideas invertida. Una metodología muy divertida y que acostumbra a facilitar el pensamiento lateral y la imaginación. Imaginemos que tenemos una pizzería o un negocio de pizzas y que organizamos una sesión creativa para pensar en nuevas variedades de pizza. Las ventas de la empresa no han ido demasiado bien últimamente y queremos relanzar nuestros productos para hacerlos más atractivos e incrementar las ventas.
Con la lluvia de ideas normal nuestro reto creativo podría ser, por ejemplo, “queremos ideas para hacer pizzas originales que hagan aumentar nuestras ventas”. En cambio, con la lluvia de ideas invertida, hay que cambiar radicalmente la formulación del reto: “Queremos ideas para hacer pizzas repugnantes y aburridas que hagan bajar nuestras ventas.” ¿Sorprendente? Pues no, en la lluvia de ideas invertida las cosas funcionan, claro, al revés. No resulta difícil dejar volar la imaginación y pensar en “pizzas repugnantes y aburridas”: con insectos, sin queso, con trocitos de ropa, sin tomate, sin ingredientes, con mal olor, con patatas hervidas, con ingredientes del mismo color, con la masa excesivamente dura, etcétera.
Generar ideas locas permite pensar de una manera poco habitual y esto hace despertar nuestra fantasía creativa. El siguiente paso de la técnica es volver a invertir las ideas absurdas y mirar de transformarlas en conceptos útiles y originales. Por ejemplo, podemos aumentar el olor de algún ingrediente para hacer pizzas más atractivas al olfato, hacer pizzas extraordinariamente esponjosas o, si tenemos un negocio de reparto de pizzas, evitar que se enfríen poniéndolas en bolsas de tela térmica en vez de las clásicas cajas de cartón. ¿Alguna idea más?
La lluvia de ideas invertida se puede usar con cualquier reto creativo. Sólo hay que cambiar los planteamientos habituales, pensar de otro modo y, después, intentar sacar provecho. Es especialmente importante que los participantes estén desinhibidos, que quieran divertirse y que no tengan miedo de decir barbaridades. De hecho, cuánto más pase esto mejores serán los resultados finales. Ya se sabe que la cordura requiere de un poco de arrebato, y esta técnica está
pensada, precisamente, para combinar las dos a la vez.
Reir y jugar, como ya he dicho tantas veces, son esenciales para hacer progresar nuestra creatividad. Un equipo creativo demasiado serio no llegará muy lejos. El juego nos ayuda a experimentar, a equivocarnos, a ver las cosas desde puntos de vista diferentes, etc. El aburrimiento y la monotonía matan las ideas creativas. Por este motivo pienso que no se tendría que organizar una sesión creativa en las empresas sin, previamente, hacer un poco de calentamiento lúdico: ejercicios de pensamiento lateral, fragmentos de películas estimulantes, juegos colaborativos, etc.
La cuestión es disipar un poco la excesiva seriedad de las reuniones de trabajo. ¡Suerte!

Artículo publicado en catalán por Diari L’Economic

Etiquetas: , , ,

  1. Innovador esta idea de lluvia de ideas al revés (stormbrain). Si se sigue siempre por el mismo camino No se llega a ningún nuevo sitio (algo así decía Einstein).

    Interesante manera de salir del molde.

    Saludos

Tu opinión me interesa

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies