13 de noviembre de 2012 | 6 Comentarios

Creatividad y teatro

Creatividad y teatro

Tuve la inmensa suerte de hacer teatro cuando era pequeño. Mi hermano Jordi estaba muy metido en los ambientes teatrales de la gris Barcelona de finales de los 70. Conocía a Pere Planella, Fabià Puigserver y a mucha más gente del mundo de la farándula. Pere Planella estaba adaptando unos complicados textos de Isidore Lucien Ducasse, Conde de Lautréamont, al castellano. Se trataba de los míticos “Cantos de Maldoror”. Pere necesitaba un niño como actor secundario. El principal era Walmir Chaves, un brasileño introvertido y encantador que había estudiado con Grotowski (sí, el que está con él en la foto soy yo…). Mi hermano me preguntó si me apetecía tener esa experiencia y yo, sin saber cómo, dije que sí. Fue una de las cosas más maravillosas que he vivido jamás. Ensayos, focos, decorados, trajes, reportajes de prensa (la revista Fotogramas), conversaciones con gente muy diversa. Yo tenía en aquél entonces doce añitos y todo eso era nuevo para mí. Hicimos ocho representaciones en el Antic Hospital de la Santa Creu cerca de las Rambles, en Barcelona, y una en Olot (pueblo natal de Pere Planella).

Desde entonces he sentido una profunda admiración por la gente de teatro. Gente que tiene que llorar cuando quizás no le apetece o que debe ponerse en la piel de un personaje con quien es posible que no se identifique en absoluto. Ser actor es romper barreras y miedos, más que aprender técnicas. Por eso he tratado de utilizar el teatro durante toda mi carrera como profesor de management especializado en creatividad e innovación pero también en negociación y conflicto.

En el mítico “Club del Vallès”, en l’Ametlla del Vallès, tuve la suerte de poder dirigir diversas obras de teatro con colegas y amigos. Aparte de la diversión que supuso aprendimos muchas cosas sobre miedos, vergüenzas, catarsis, trabajo en equipo, liderazgo, perseverancia… Ahí conocí a Beti Español, con quién más tarde he trabajado en EADA colaborando con su equipo de “Frec a frec”, especialistas en teatro para empresas…

Y también en EADA conocí a Xavier Guix, antiguo actor de éxito y hoy en día experto de renombre en comunicación y psicología interpersonal. Con Xavi hemos compartido históricas sesiones de role-play y simulaciones en los programas de negociación de EADA. De él aprendí esa fascinante capacidad de metamorfosis que tienen los buenos actores: cómo pasar del llanto a la carcajada, del ceño fruncido a la mirada interrogativa, del cabreo a la empatía… Con el asesoramiento de Xavi y la inestimable ayuda de la editorial Granica, hoy ya extinta, publicamos “Ampliando el pastel”, un libro sobre casos de negociación que escribí junto a mis colegas Emma de Llanos y Jordi Costa y que incorpora un DVD con escenas de negociación interpretadas por actores.

Para ser creativo es importante reaprender a jugar. Crear es explorar, experimentar, preguntarse constantemente cosas y jugar con todo ello hasta conseguir algo original y aportador de valor… Pero me temo que muchos adultos hemos dejado de dominar ese arte. Y necesitamos soltar nuestros miedos para volver a poder ser creativos a través del juego. El teatro puede ser un fiel amigo que nos ayude a reinventarnos, a dejarnos de tonterías y a conectar con la enorme creatividad que todos llevamos por ahí en alguna parte… Se levanta el telón…

Etiquetas: , ,

  1. El teatro o ese marvilloso mundo donde las cosas dejan por un instante de pertenecer a lo que vulgarmente conocemos como realidad.
    El management y el teatro, nos acompañan desde la época de los griegos, y creo que la gestión del siglo XXI pasa por enseñar teatro y expresión corporal en las escuelas de negocio (y las que no son de negocio también, claro).

    • Gracias Álvaro. En EADA (y no es por hacer publicidad) tenemos eso muy claro, en especial por lo que se refiere a habilidades directivas. Trabajamos con actores y diseñamos simulaciones y role-play para temas como negociación, conflicto, liderazgo, etc. Gracias por tu comentario.

  2. Hola Franc ; te saluda Luis Enrique Cueva desde Lima Perú.Espero que me recuerdes de tu conferencia en la Universidad de Lima y espero que te hayan servido los links que te remití.Nuevamente muchas gracias por autografiarme tu libro.
    Excelente tu post!!!!!!
    Espero que todo te vaya muy bien por allá.
    Es curioso y coincidente el tema y título de tu post ya que Alex Osterwalder tiene un post en http://www.businessmodelalchemist.com/2012/05/the-front-and-backstage-of-your-business-model-theater.htmlt , en el que emplea el modelo del teatro para explicar su BMC con el front y el back stage; ojalá que lo puedas visitar

    Un abrazo
    Luis Enrique

  3. Siempre me he preguntado que seria de ti Frances. Hace mucho encontré a Jordi y me dijo que estudiavas Psicologia. Veo por tu foto que ya no tienes nada de aquel adolescente inteligente y de aparencia frágil que me acompañó naquela loca y bella aventura de “Maldoror”. (Era una obsesion mia llevarlo a la escena y propuse a Pere Planella dirigirme)
    Es una alegria saber que te servió la experiencia. No se de donde sacas que yo era introvertido! jeje El introvertido era Pere. Yo venia de un largo recorrido de la vida Bohemia de Paris…y concordo que era “encantador” jeje
    Abandoné el Teatro hace mucho tiempo. Estuve casado con una actriz española, tengo dois hijos mayores y sigo residiendo en Barcelona.

    Te envio un fuerte abrazo!

  4. Walmir, qué sorpresa y qué alegría…
    Qué pequeño que es el mundo, nunca llegué a imaginar que verías este post. Cuando vi tu nombre en el Facebook no lo podía creer… Walmir Chaves!
    Me acuerdo mucho de aquella experiencia. Mi hermano me puso un tesoro en las manos, poder hacer teatro con gente como Pere y tu a los 12 añitos…
    Me acuerdo que te concentrabas mucho antes de cada ensayo. Una vez me tiré encima tuyo (acuérdate de que jugábamos mucho) y permaneciste inmóvil, de tan absorto que estabas. Por eso lo de recordarte como introvertido… jajaja
    Un grandísimo abrazo y mucha suerte en la vida, Walmir

Tu opinión me interesa