10 de noviembre de 2011 | 1 Comentario

Aprender a innovar

Innovar y educar

El otro día di una conferencia en el IT World Edu, un espacio de reflexión sobre educación y nuevas tecnologías que se ha ido consolidando durante los últimos tiempos.

La organización me pidió que hablara sobre los ejes que podrían ayudar al sector educativo a innovar, empujado por las nuevas tecnologías didácticas. Una tarea difícil, porque yo trabajo en educación para adultos y no es sencillo pensar en cómo revolucionar un poco la educación de los niños… Pero pensando en él con calma y consultando fuentes acreditadas se me ocurrieron algunas ideas generales que quizás podrán ayudar un poquito a los profesionales del sector.

Creo que es importante que enseñemos a los niños a mirar mucho más en su mundo interior. Utilizar la intuición, saber meditar y vaciar la mente, saber leer lo que nos pasa por dentro son habilidades que se necesita cuando es adulto. Buda ya lo decía: “Mira a tu interior” …

Hay que mantener las habilidades imaginativas y creativas típicas de los niños. No insistir tanto en respuestas correctas e incorrectas, al menos hasta mucho más tarde. Un dibujo, por ejemplo, no debería ser tachado de correcto o no con tanta ligereza … Debemos cultivar el espíritu provocativo natural de los niños y dejar que perviva durante toda la vida.
Las tecnologías pueden ayudar a hacer de la educación un fenómeno más global
. La escuela puede aprender mucho de otros sectores (lo que hacen las empresas más innovadoras, por ejemplo) y lo que se hace en otros sistemas educativos del mundo. Una educación abierta de verdad podría ayudar a incorporar las mejores prácticas educativas del planeta en cualquier escuela.
Es fundamental construir un sistema educativo que dé, en general, menos importancia a todo lo que es sólo racional y que ayude a desarrollar y consolidar habilidades emocionales, sociales y relacionales. El futuro de la humanidad pasará por convertirnos en personas más capaces de negociar, resolver conflictos, ser más empáticos y entender mejor las diferencias. Todo esto no funcionará si no sabemos hacer que la escuela sea un entorno de pasión, donde los niños realmente sean felices aprendiendo y descubriendo cosas a través del juego y la innovación constante.
La educación debería enseñar mucho más a trabajar en equipo. La auténtica creatividad no es tanto la de los individuos sino la de los equipos bien entrenados y concienciados. Creo que, en general, sobra mucha competitividad y falta enseñar a cooperar y a colaborar mucho más.
Seguramente implementar cambios de este relevo no será posible sin una revisión a fondo del sistema educativo. Y aquí hay que dejarse de excusas de mal pagador y hay que hacer, de una vez por todas, un trabajo transversal entre todos los partidos políticos y todas las instituciones implicadas en la educación.
Algunas claves en la que ya se está trabajando en estos momentos: más poder para los centros educativos, más descentralización de la educación respecto a los poderes políticos, relectura innovadora de conceptos como inteligencia, aprendizaje, creatividad… Menos pensar en competir y emprender y más a ser felices, jugar, probar cosas y cooperar, que los emprendedores de raíz ya acabarán siéndolo, si quieren.

(artículo originalmente publicado en el periódico L’Economic del 05/11/11)

Etiquetas: , , ,

  1. Franc, la que haces es una reflexión que nos hacemos muchos padres, pero que cuesta encontrar en las escuelas.
    Pareciera que enseñar estos valores, como la gestión de las propias emociones, la necesidad de relajarse y tomar distancia, la educación en la adversidad y la gestión de la frustración; fuera de menor importancia o que no impactara en el “rendimiento escolar” de los niños.
    Quizá es que aún no se han desarrollado nuevas maneras de medirlo, aunque nos debería bastar con mirar la sociedad que tenemos. Por ejemplo, los bajísimos niveles de emprendedores en España.
    Los jóvenes de hoy han crecido en una sociedad del bienestar en la que se les dio todo lo que pedían puesto que se creía que eso les daría mayor seguridad… ¿no es al revés? No saben “pensar ni crecer como personas” en una sociedad sin recursos. Eso si, la competencia la tienen muy bien desarrollada, pero desconocen la manera de ganarse el espacio desde donde competir o el de generarlo.

    En esto no se puede generalizar, pues hay proyectos educativos de todos los colores. Y tampoco se puede responsabilizar sólo a las escuelas. En el cole de mis hijos, este año se ha propuesto como actividad extraescolar, las clases de yoga pero sólo el 4% de los alumnos las están aprovechando. Aun nos queda mucho para aprender.
    Gracias por tu necesaria reflexión

Menciones/Notificaciones

  1. www estudiemas com - Aprender a innovar http://t.co/Py3ivAzk
  2. CloudTalent_Hn - Aprender a #innovar | Franc Ponti | http://t.co/bgAbjJKQ http://t.co/SC6vKEI7
  3. Xavier Riudor - I tornem-hi, cal potenciar l'#educació més intangible i que no surt en els llibres http://t.co/mE7ek09n
  4. EADAAlumni - “Aprender a Innovar” por @francponti http://t.co/tEoUlb9X #innovacioneada #innovación

Tu opinión me interesa

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies