12 de mayo de 2012 | 4 Comentarios

¿Eres optimista?

¿Eres optimista?

Prueba a hacer el siguiente experimento: coge un lápiz o algo parecido y póntelo de forma horizontal en la boca, apretándolo con los labios. Permanece así unos segundos e intenta sonreir. Verás que es casi imposible. Piensa en algo gracioso y haz un esfuerzo por esbozar una sonrisa lo más amplia posible… Sé consciente de las dificultades.

Ahora haz lo mismo con el lápiz pero apretándolo con los dientes. Verás que es mucho más sencillo sonreir. Vuelve a pensar en algo cómico y notarás que los músculos bucales y faciales asociados a la sonrisa se expanden sin grandes dificultades. Curioso, ¿no?

En nuestra vida cotidiana hacemos lo mismo, sin apenas darnos cuenta. Cuando pensamos que algo va a ir mal, ponemos un rostro de circunstancias y reforzamos nuestras creencias sobre la dificultad de que eso vaya a ir bien. Por el contrario, cuando reconocemos que algo es fácil o que probablemente va a salir bien nos confiamos y lo ejecutamos sin problemas.

Poco a poco, el cerebro va creando pautas de negatividad y de positividad relacionadas con distintos aspectos de nuestra vida. Y eso influye de manera decisiva en los comportamientos creativos. Si desde hace tiempo venimos diciéndonos como un mantra cosas del tipo “yo no soy creativo”, “sólo son creativos los genios”, “la creatividad está en los genes”, etc. es muy probable que no seamos creativos jamás. La actitud lo es casi todo, incluso más que las predisposiciones genéticas. Como dice Ken Robinson, somos altamente creativos cuando hacemos lo que nos gusta y que coincide con nuestras capacidades (inteligencias múltiples, habilidades, etc.). Ahí el optimismo y la pasión juegan un papel clave. Si nos dejamos arrastrar por creencias limitantes jamás aprovecharemos plenamente nuestro potencial creativo, sea el que sea.

En un curioso experimento, se pidió a un grupo de gente que se presentara de forma exageradamente positiva y optimista durante unos minutos y a otro grupo que hiciera lo contrario: que proyectara una imagen pobre y desgraciada de forma exagerada. Al día siguiente se pidió a los dos grupos que se presentaran de la forma más objetiva posible. Los resultados fueron espectaculares: la gente del primer grupo dió una imagen mucho más positiva de sí misma que la del segundo grupo. Nuestros esquemas mentales influyen en nuestro comportamiento: al final uno es lo que quiere ser…

Etiquetas: , , ,

Menciones/Notificaciones

  1. Nuria Subirana - Absolutamente cierto... “@francponti: El optimismo y la pasión juegan un papel clave para desarrollar la creatividad http://t.co/D79FQHjx”
  2. Nuria Subirana - Absolutamente cierto... “@francponti: El optimismo y la pasión juegan un papel clave para desarrollar la creatividad http://t.co/D79FQHjx”

Tu opinión me interesa

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies